¿En qué consiste el masaje sonoro sistema Xevi Compte?

¿En qué se diferencia de otras metodologías?

Te lo contamos a través de los principios básicos del decálogo que recoge su valor diferencial: un masaje sonoro realizado con cuencos tibetanos, ricos en armónicos, que garantiza una experiencia renovadora profunda.

1. El sonido de cuenco tibetano corresponde a una nota musical

Partiendo de esta certeza, debemos tener en cuenta qué cuencos elegimos para que, entre ellos, produzcan una armonía basada en criterios musicales. Si los cuencos están «afinados» entre ellos, podremos crear armonías con las que resonar de una forma equilibrada y positiva. Si los cuencos no están afinados entre ellos, es decir, no tienen una coherencia musical, entonces, al oírlos sonar a la vez resonaremos con frecuencias caóticas, y obviamente, nuestro estado entrará en resonancia con este caos.

2. Entendemos a la persona como un potencial fabuloso de energía, amor e inteligencia

Sea cual sea su estado actual, sea cual sea la forma a través de la cual esta persona se expresa, y sea cual sea su vehículo de expresión. Cuando miramos a la persona, vemos la forma pero también el potencial que hay detrás de esta forma. Y tomamos conciencia de la fuente de donde surge su potencial, de la fuente de donde surge nuestro potencial. De esta manera podemos entrar en comunión con ella.

3. Las personas resonamos con la música

Resonamos con las diferentes cualidades de la música: con el timbre, con el ritmo, con la melodía, con la armonía, con la intensidad… Debemos tener en cuenta todas estas cualidades a la hora de ofrecer un masaje sonoro .

4. Los cuencos tibetanos son muy ricos en armónicos audibles

Mucho más que otros instrumentos. Los armónicos son las diferentes capas de frecuencias sonoras que podemos escuchar en un sonido. Esta es una de las cualidades acústicas de los cuencos tibetanos que los hacen tan especiales.

5. Los diferentes intervalos musicales provocan diferentes efectos en la persona

Un intervalo es la distancia que hay entre dos notas. Hay intervalos que nos aportan equilibrio, sensación de paz y bienestar, y hay intervalos que nos remueven interiormente y sacuden energías internas que pueden estar bloqueadas o estancadas.

6. El masaje sonoro juega premeditadamente con la tensión y el reposo

Del mismo modo que toda la música lo hace. Pero en el caso del masaje sonoro estos movimientos de tensión y reposo se provocan deliberadamente para lograr el propósito de acceder a una experiencia profunda y renovadora.

7. En el masaje utilizamos diferentes modos musicales

Utilizamos el modo mayor y menor, así como diferentes modos griegos, según el tipo de calidad sonora-emocional que queremos crear.

8. En el masaje sonoro se crean melodías con los cuencos tibetanos

Las melodías que se crean son de tipo muy especiales, porque cada nota que suena, cada cuenco que suena, permanece sonando durante más de treinta segundos. Entonces, el tipo de melodía se adecua a la armonía resultante de todas sus notas, que quedan sonando a la vez.

9. La intensidad es determinante a la hora de afectar a la persona con el sonido

Los anteriores elementos, si no los ofrecemos con la intensidad adecuada, no causarán los efectos que buscamos. Si la intensidad es excesiva será contraproducente para la persona, y si la intensidad es escasa será un efecto «ala de mosca», es decir, no tocaremos a la persona en la profundidad necesaria.

10. El objetivo final es sumergir a la persona en el silencio

Es decir, proporcionar una experiencia más allá de la mente. Una experiencia meditativa. El sonido de los cuencos ayuda a silenciar la mente y a situarnos como presenciadores de esta mente.

Encontrarás más información sobre musicoterapia y el masaje sonoro sistema Xevi Compte en este enlace.

Infórmate de la próxima formación en masaje sonoro (octubre) o visita nuestra tienda de cuencos tibetanos.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!