El ritmo y la pulsación son elementos fundamentales a tener en cuenta en las sesiones de musicoterapia creativa.

De entrada, nos dan mucha información sobre la persona que acompañamos y su manera de interactuar con el mundo. Y es que conseguir seguir patrones rítmicos, por sencillos que sean, implica una serie de habilidades cognitivas y de coordinación sofisticadas.

La música es un lenguaje abstracto que se tiene que vivir

La música es un lenguaje abstracto, y el ritmo, naturalmente, también forma parte de esta abstracción.

El primer paso necesario para «comprender» un ritmo, o una pulsación repetitiva, es darse cuenta de que ocupa una posición en una línea de tiempo imaginaria. Darse cuenta no implica poder explicar lo que pasa. Esta es una de las maravillas de la música, que no es necesario explicarla, sino vivirla, y en la medida de lo posible, participar activamente con nuestro cuerpo y nuestra coordinación de su lenguaje.

Esta participación es el primer elemento que vamos a buscar en las sesiones de musicoterapia creativa, y para conseguirla es necesario haber creado un vínculo de confianza con la persona y encontrar la manera de interpelar musicalmente hablando.

En la musicoterapia: la participación se basa en la confianza

En la musicoterapia el objetivo principal no es conseguir que la persona interprete una secuencia rítmica más o menos sofisticada. El objetivo principal es conseguir esta participación, a partir de este canal de confianza creado. Y esta confianza se edifica desde la aceptación y el no juicio. Así lo ha de sentir la persona, consciente o inconscientemente.

Cuando la persona participa marcando una pulsación o una secuencia rítmica, nos da mucha información sobre su manera de relacionarse en el mundo, sobre su capacidad de abstracción mental y sobre su capacidad de coordinación motora. Y esta «capacitación» rítmica siempre la leeremos positivamente. Es decir, vamos a fijarnos en lo que sí está consiguiendo y a partir de ahí, en su caso, elegir una dirección a seguir para enriquecer su experiencia rítmica y musical que, por otro lado, tendrá una consecuencia directa en su manera de relacionarse en el mundo.

Este vídeo es una muestra de participación en una sesión de musicoterapia creativa:

Encontrarás más información sobre musicoterapia y el masaje sonoro, sistema Xevi Compte, en este enlace.

Infórmate de la próxima formación en masaje sonoro (octubre) o visita nuestra tienda de cuencos tibetanos.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!